Caso Pedro

En ocasiones distraído, responde casi siempre al tercer llamado, anhela “ser policía y poder defender a las personas de los ladrones”, le gusta jugar con sus amigos en el recreo, pero los demás niños le huyen porque en ocasiones golpea y muerde a sus compañeros. Tiene tan solo 5 años y su lenguaje corporal en la entrevista con la psicóloga, denota ansiedad, impaciencia, tendencia agresiva.

 

Es como si Pedro fuera consciente de todos los problemas que intrafamiliarmente se viven, y es que su padre está detenido por violencia, y su mamá debe trabajar todo el día para poder cubrir sus necesidades económicas básicas, por lo que él pasa al cuidado de una vecina, todo el ambiente emocional que vive ha ocasionado que Pedro tenga baja tolerancia a la frustración, sensación de nerviosismo constante, dificultad para dormir, dificultad para terminar una tarea. Sí, así como les sucede a los adultos que tienen una vida muy complicada. Así son sus días con tan solo 5 años.

 

Es urgente dar asistencia psicológica, a Pedro para poder sanar las huellas de la violencia y traumas que con su corta edad ya le ha tocado vivir.

 

× ¿Cómo podemos ayudarte?